Ja ja ja ja

Ya llevaba tiempo sin publicar así que retomo con un escrito que me compartió mi papá hace muchos años, aún me hace sonreír (:

Para ser feliz
no necesitas ir a Roma ni a París
para estar contento
no debes ir a China o a Barlovento.

La felicidad no es una casualidad
la felicidad se logra con la verdad
es feliz el que bien actúa
es feliz el que simple es.

Si quieres ser feliz como una lombriz
solo busca la felicidad después de tu nariz.

Pd: El título de la entrada es el título que él le dio al texto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *